Un año más

>

Este fin de semana mientras tomaba sol ardiente y me echaba cualquier cantidad de potingues que había en el estuche de cosméticos, quise conectarme con mi papá (como siempre a través de la música) y escuché en esta ocasión de aquellos 80 y 90 a uno de nuestros grupos favoritos de origen madrileño conformado por Ana Torroja y los hermanos, José María y Nacho Cano, mejor conocido como Mecano.
Recuerdo temas que cantaba desde la infancia y que ahora ya más crecidita y documentada entiendo. Lo que más me llamaba la atención era que ella cantaba todas sus canciones como si fuera un hombre y su apariencia era de hombre, me pregunto como siendo tan niña eso no me corrompió?…
De cualquier modo todo lo que aprendimos mi hermano y yo gracias a la paciencia y dedicación de mi papá era mucho más valioso y fuerte.
Descubrímos quien fué Laika, entendimos el fetiche de los españoles con las razas y colores gracias a “No hay marcha en NY” pero también a “El blues del esclavo“, supimos de qué estaba compuesto el aire y… en un examen de ciencias del colegio, me preguntaron el concepto y dije: “AIRE: oxigeno, nitrógeno y argón sin forma definida ni color” y fue gracias a mi papá que aprendí eso y más. Así era mi papá nos enseñaba cada cosa más hermosa que la anterior… él disfrutaba mucho enseñándonos y yo cada vez más feliz de tener un papá al que le preguntaba de todo y de todo sabía “mi pequeño Larousse”, así le decíamos en casa.
Mientras tomaba agua para pasar el calor; recordé mis navidades del 2007 cuando con un grupo pequeño de amigos de la escuela pasé 24 en Barcelona y 31 en Madrid. Estuve en la puerta del sol como es la tradición de todos los madrileños y personas que residen en la capital, y entre pitos y gritos esperamos que sonaran las campanas; comimos las uvas y bebimos champagne, viví unas navidades totalmente diferentes a las que había vivido en mi vida.

Justo al día siguiente 1 de Enero fuí con Paty, mi compañera de piso al Teatro Movistar, a ver el musical de Nacho Cano “Hoy No Me Puedo Levantar”… recordé muchísimo a mi papá, escuchando todas esas canciones; cantaba y empezaba a entender las palabras típicas españolas que ya usaba incluso como: “follón”, “perras”, “ostias” entre muchas otras esperando el momento de poder contarle todo. Cuando escuché UN AÑO MÁS, me quedé petrificada y las lágrimas corrían pues toda su letra la había vivido hacía menos de 24 horas y con los pelos de punta lloré de la emoción.

Siempre pensé que ese iba a ser el único año en el que estaríamos separados físicamente mi papá, mi mamá miguel y yo. La pasé increíble, pero dije que no lo volvería a pasar estas fechas sin los míos. Fue la última navidad de mi papá, y sin saberlo la última y única mía sin él.

Hoy recuerdo más que nunca una frase particular de esta canción dice: “y aunque para las uvas hay algunos nuevos a los que ya no están echaremos de menos y a ver si espabilamos los que estamos vivos y en el año que viene nos reímos”.

Ojalá Dios me dé la oportunidad de brindarles y transmirtirles a mis hijos todos los aprendizajes adquiridos por mi papá a través de la música, y tu papi iluminame el camino para que mis hijos aprendan todo lo que yo de tí… porque sabes que le cambio la letra a todo!!…

Te dejo parte del musical con la canción de aquel 31 en la Puerta del Sol y con el recuerdo y compañia de mi papá por siempre….

BEAMENA

Esta entrada fue publicada en Mi vida. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s